Libérate de la depresión

Gaurhari - mindfulnes & meditación Tenerife - Puerto de la Cruz

El problema de la depresión es cada vez más común. Entre los medicamentos más utilizados en los países occidentales se encuentran los antidepresivos. Hoy en día, el alcohol también es a menudo una sustancia utilizada en los problemas de depresión. En los países donde el problema de la depresión está aumentando, el consumo de antidepresivos y alcohol está también en aumento.

Entre los investigadores de este fenómeno predomina la convicción de que el hombre es una máquina química, por lo que cada uno de nuestros «problemas», como la ansiedad o la depresión, debe tener una base química.  Y si es así, entonces la solución debe ser también química.  Sin embargo, grandes maestros espirituales señalan que hay una causa no material en el estado al que nos referimos con el nombre de la depresión. 

La depresión no es causada por un mal funcionamiento del cerebro. Esto es porque no somos nuestros cuerpos, no somos materia. Si estamos deprimidos, la razón es que no entendemos nuestra identidad espiritual, nuestro ser inmaterial, y tratamos de encontrar satisfacción y felicidad en la materia; esta es la causa. La satisfacción sensorial, los placeres sensuales transitorios, no son suficientes para llenar nuestros corazones con la esperanza, el amor, la seguridad, el calor y la felicidad que realmente necesitamos. Cuando sabemos que no somos materia, entonces sabemos que necesitamos algo más que alimentos materiales. Así como el cuerpo material necesita alimento para vivir, nosotros, los seres vivos del alma, las fuerzas de la vida dentro de estos cuerpos, necesitamos un tipo diferente de alimento no material.

Sin embargo, muchas personas niegan la existencia de cualquier otra cosa que no sea materia y por lo tanto no pueden aceptar ninguna otra solución que no sea material, creen que son cuerpos y tratan de alcanzar la felicidad a partir de las sensaciones corporales. Creen que esto es suficiente para ellos, y si no están satisfechos con ello, piensan que deben tener algún defecto químico, algún problema en el cerebro. No entienden que alguien que tiene dinero, una casa grande, una gran familia que cuida de él y le dedica tanto su atención como sus sentimientos, todavía puede ser infeliz. Esto no es un defecto material o una deficiencia. La causa no radica en ningún problema químico dentro del cerebro.

 

Libérate de la depresión


La razón es que el alma, el ser vivo, necesita algo más que una casa bonita, comida, refugio, o incluso el amor de otras personas. Todo esto no satisfará plenamente al ser humano. Si uno experimenta ansiedad, vacío, falta de objetivos y esterilidad en su vida, uno tiene que reconocer que no es a causa de «un mal funcionamiento del cerebro».

La verdadera causa es la desconexión con la fuente de la felicidad, que no es material. La solución al problema de la depresión no es la química como algunas personas tratan de persuadirnos. Las autoridades espirituales proponen una solución diferente y más profunda para cambiar nuestras vidas, para vivir de una manera que nos dé un futuro realmente satisfactorio.

Debemos entender quiénes somos, darnos cuenta de que no somos un cuerpo material. Necesitamos conocernos a nosotros mismos, conocer nuestras necesidades reales, no sólo las necesidades del cuerpo y la mente, sino las necesidades de un yo más profundo y verdadero. Debemos analizar quiénes somos, qué hacemos, cuál es el significado de nuestra existencia. Si nos hacemos tales preguntas, obtendremos respuestas y seremos verdaderamente libres.

La supuesta solución química a la depresión no es más que un intento de oscurecer la situación para que no veamos el verdadero problema. No debemos permanecer bajo la ilusión de que todo este intento de alcanzar la felicidad satisfaciendo los sentidos es la manera correcta de vivir.

 

Libérate de la depresión

Hay que decir de forma clara que la razón por la que alguien está deprimido es porque es eterno por naturaleza, pero ahora se encuentra en un estado transitorio. No es de extrañar que una persona se sienta deprimida cuando se da cuenta de lo siguiente: «Yo soy eterno, pero aquí estoy atrapado en esta situación temporal, transitoria, en este cuerpo fugaz. Soy eterno, siento que quiero amar a alguien para siempre, pero todos los que amo se van o mueren. Me enamoro de alguien, le doy mi corazón y se va. Se lleva mi corazón con él.»

Somos almas, parte del Alma Suprema, y es natural que nos sintamos mal sin estar conectados con la fuente de la felicidad. Es natural que nos sintamos mal por estar en este mundo – al igual que un niño que depende de su padre, siente ansiedad y depresión, vacío, y pierde la esperanza y el propósito de la vida cuando está lejos de él. Si amas a alguien y estás lejos de esta persona, es obvio que sientes un vacío.

El propósito de este sentimiento interno de dolor, de depresión, es salir del estado de ignorancia y entrar en la dimensión de la sabiduría espiritual. Los intentos de refugiarse en la materia, en los objetos materiales, en las relaciones, en los cuerpos, en los objetivos y en las ambiciones, es decir, los intentos de refugiarse en este mundo, son inútiles.

Lo que se suele ver como un sentimiento negativo – el sufrimiento causado por la depresión – es de hecho un principio. Es como una puerta abierta. Puede llevarnos a entrar en otra dimensión -el mundo espiritual- donde hay verdadero refugio: donde hay verdadero amor, donde hay verdadera amistad, seguridad, verdadero propósito y significado de nuestras vidas. Este estado de vida interior rico y sublime se puede lograr a través de la meditación. A través de la meditación podemos empezar a experimentar la felicidad interior y la paz, la libertad del miedo y la depresión. Sólo unas pocas personas saben realmente para qué viven, pero a través de la meditación uno puede empezar a experimentar lo que es la vida verdadera. Puedes empezar a sentir una auténtica plenitud.


A %d blogueros les gusta esto: